Viaje a Nueva York (Días 8 y 9): Crucero alrededor de Manhattan, compras y regreso

Viaje a Nueva York (Días 8 y 9): Crucero alrededor de Manhattan, compras y regreso

Quedaba prácticamente un día y medio para que este gran viaje acabara y la verdad es que nuestro planning lo estábamos cumpliendo bastante bien, dándonos tiempo a visitar todo lo que teníamos planeado pero sin prisas.

Dia 8: Crucero alrededor de Manhattan y compras.

El martes amaneció muy soleado, y ese día íbamos a emplear la mañana en hacer la ultima actividad que nos quedaba pendiente de las incluidas en el New York City Pass, el Crucero alrededor de Manhattan con la empresa Circle Line.

Así que tras desayunar sin prisas, cogimos el metro hasta dejarnos a la altura del Pier 81, que es donde se encuentra Circle Line, justo al lado del Intrepid Air, Sea and Space Museum.

Había al menos tres tipos de cruceros diferentes que estaban incluidos y que salían a diferentes horas. La diferencia principal estaba en la duración del recorrido, ya que había uno que solo llegaba hasta la Estatua de la Libertad (con parada en ella) y regresaba, otro que rodeaba la isla de Manhattan hasta la mitad antes de dar la vuelta y volver, y por ultimo el que elegimos nosotros, que daba la vuelta al completo a la isla y tenía una duración de dos horas aproximadamente.

Fran y Silvia en crucero

La calor insoportable que hizo ese día y el hecho de que no cogiéramos sitio a la sombra hizo que finalmente nos pareciera excesivo este crucero a pesar de que no teníamos muchas más actividades programadas. Por lo que creemos que el que rodeaba la isla de Manhattan hasta la mitad y volvía hubiera sido el ideal, con una duración de una hora aproximadamente.

 

A pesar de la calor inicial, el paseo es agradable y las vistas a los rascacielos son magníficas, por lo que podremos hacer unas fotos realmente buenas, sobre todo de su mitad este (la parte oeste de la isla no tiene vistas tan bonitas desde el crucero).

Estatua de la Libertad

El barco pasa muy cerca de la Estatua de la Libertad, por lo que al fin pudimos disfrutarla en su plenitud.

Como comentamos en nuestra entrada sobre nuestra ruta por el distrito financiero, si tenemos pensado hacer esta opción al adquirir la New York City Pass, podremos descartar hacer la del ferry gratuito que pasa bastante más alejado de la Estatua y no la veremos bien del todo, empleando ese tiempo en otra cosa.

También pasaremos bajo los distintos puentes, donde de nuevo podremos tomar unas muy buenas fotos y tener una vista distinta de ellos, como del Puente de Brooklyn.

Puente de Brooklyn

O el Puente Manhattan.

Puente de Manhattan

El paseo finalizó a mediodía, así que buscamos un sitio para almorzar. Elegimos Applebees, situado en 234 West 42nd Street. Es un restaurante con cocina americana/mejicana  a un precio razonable y con un servicio excelente, donde nos pedimos don grandes hamburguesas que estaban riquísimas.

La tarde íbamos a emplearla en hacer algunas compras, así que primero nos dirigimos al distrito financiero para entrar en Century XXI, que está en 22 Cortlandt Street, un outlet de grandes marcas (todo original) con descuentos incréibles. La cantidad de gente que hay en ella es tremenda, pero si tenéis paciencia seguro que os merecerá la pena.

Podemos encontrar chollos como gafas de sol de marcas como Carolina Herrera o Rayban a 50$, polos de Ralph Laurent o Tommy Hilfiger a 15$, pantalones vaqueros de DKNY a 25$ y Levis a 15$, etcétera. Relojes de Lacoste, Nike, Adidas o Tommy Hilfiger a 65$ (que en España están mismos modelos a 350€). Además, otra ventaja muy importante es que podemos decir que queremos pagar directamente en euros, por lo que nos ahorraríamos también el tipo de cambio que nos aplican al pagar en dólares.

Century 21

Al salir, nos dirigimos a Macy´s, un famoso centro comercial situado junto a Penn Station que sería algo así como El Corte Inglés de Nueva York, y donde también podemos encontrar ropa barata. Además, si mostramos el DNI o pasaporte en atención al cliente nos darán una tarjeta de descuento del 11% valida durante 30 días, para usar en todos artículos excepto electrónica, muebles y similares. Nosotros aquí la verdad que no compramos nada porque de las cosas que nos gustaban no vimos grandes diferencias de precios con respecto a España.

Como Mayte estaba buscando unas zapatillas de deporte, nos dirigimos hacia la calle 34th, entre la Quinta y la Sexta Avenidas, donde hay multitud de tiendas de calzado y encontramos mucha variedad y buenos precios.

Al finalizar, dimos un último paseo por Times Square al atardecer, y volvimos pronto al hotel para ir recogiendo todo y dejar las maletas preparadas para el día siguiente. Tocaba ir despidiéndose de este inolvidable viaje.

Silvia en ventana

Día 9: Regreso a casa

Teníamos la mañana libre, así tras desayunar, hicimos el check out y solicitamos que nos guardaran las maletas en recepción hasta que volviéramos a por ellas.

Como la Metro Pass ya se había agotado, compramos dos billetes de ida y vuelta y nos dirigimos hacia la zona de Bryant Park, donde estuvimos paseando tranquilamente.

Al mediodía paramos a comer en el restaurante asiático Hana Michi, situado en 28 West 32nd Street. Nos gustó mucho y su relación calidad/precio era muy buena.

Restaurante Hana Michi

Comida Hana Michi

Tras acabar, llegó la hora de volver al hotel a por nuestras maletas y solicitamos un taxi para ir al aeropuerto.

El coche que llegó era de color negro y evidentemente se trataba de un particular, no el típico taxi amarillo oficial, pero habiéndolo pedido a través del hotel estábamos tranquilos porque entendíamos que se trataba de alguien de su confianza con quien solían trabajar. Además, antes de montar confirmamos el precio al aeropuerto y nos dijo que eran aproximadamente 45-50$, lo normal.

Al final todo salió bien, nos cobró 40$ por el viaje y llegamos a nuestra terminal con tiempo de sobra.

La espera hasta que pudimos embarcar fue larga y pesada, ya que a lo cansados que estábamos se uní el hecho de jugar con Silvia para entretenerla y que aguantara despierta para que durmiera durante el vuelo.

Sobre las  22.30h pudimos embarcar y ocupamos nuestros asientos, practicamente a la misma altura que los tuvimos durante la ida. El avión, al igual que en el vuelo de ida, era de la compañía Delta, por lo que en cuanto a equipamiento y servicio estuvo nuevamente estupendo.

A las 23.30h despegamos e inmediatamente nos trajeron la cena para que pudiéramos después dormir tranquilamente. Nuevamente te dan a elegir entre dos tipos de menu distintos aunque no solicitaras previamente ninguno especial como ya comentamos en la entrada sobre el vuelo de ida. Nosotros no íbamos a ser menos, y tras cenar algo (por segunda vez, porque unas horas antes ya habíamos comprado unas hamburguesas en el aeropuerto) nos dormimos durante practicamente todo el vuelo, pasando solo pequeños momentos despiertos en silencio y con poca posibilidad de movimiento para no despertar a Silvia.

La tripulación no paró de dar bebidas y snacks, y poco antes de despegar también nos ofreción un pequeño desayuno que estaba realmente bien. Estamos encantados con nuestra primera experiencia con la compañía Delta.

Además, aunque la duración del vuelo prevista era de 7 horas y 25 minutos, tardamos media hora menos de lo esperado, así que a las 12.30h de la mañana llegamos por fín a Málaga, realmente cansados y tristes por haberse acabado un viaje inolvidable y abandonar una ciudad que nos encanta y a la que esperamos volver en el futuro.



Booking.com

Esta entrada cierra nuestra guía de viaje de Nueva York (aunque haremos algunas entradas relacionadas con el destino), que esperamos os pueda ser útil y/o os haya gustado uniros a nuestro viaje. Si tenéis cualquier duda o pregunta que hacernos, ¡dejadnos un comentario y estaremos encantados de poder ayudaros en lo que sea!

¡Hasta pronto!

Deja un comentario