Qué ver en Zagreb en un día

Qué ver en Zagreb en un día

Zagreb es la capital de Croacia y normalmente suele marcar el inicio o el final de una ruta por Croacia debido a que junto a Dubrovnik son las ciudades a donde llegan la gran mayoría de vuelos.

En esta entrada os contaremos la ruta que nosotros hicimos para que conozcáis que es en nuestra opinión lo principal que ver en Zagreb en un día.

Para nosotros con pasar un día completo en ella es suficiente para poder conocer su casco antiguo y monumentos, ya que no se trata de una ciudad muy grande y en nuestra opinión, es quizá la ciudad menos interesante de todas las que incluimos en nuestra ruta. Si se desea visitar algunos de sus museos quizá sea necesario pasar al menos medio día más antes de reanudar el viaje, pero no fue nuestro caso ya que no eran de nuestro interés y además nuestro viaje empezó llegando varias horas más tarde de lo previsto debido a retrasos en el vuelo y pérdida de equipaje y la sillita de Silvia por parte de Vueling.

Nuestro punto de partida fue la Plaza Jelacic, ahora centro neurálgico de la Zagreb moderna y que durante muchos años fue un mercado. Hasta hace relativamente poco tiempo (mediados del siglo XX) esta plaza estaba en un completo estado de abandono, llegando a ser utilizada incluso como aparcamiento, pero a partir de la década de los 80 fue restaurada junto a los edificios de alrededor y convertida en zona peatonal.

En el centro de la plaza se encuentra la estatua ecuestre del ban Josip Jelacic, oficial croata que en 1848 decidió ayudar a los austriacos a combatir a los húngaros a cambio de declarar el croata como lengua oficial en lugar del húngaro. Sin embargo, una vez vencidos a los húngaros, en lugar de agradecerles la ayuda, Austria mantuvo a los croatas bajo una mayor represión declarando el alemán como lengua oficial y prohibiendo la bandera de Croacia.

Desde allí nos dirigimos hacia el noroeste para llegar a la Torre Lotrscak y la estación del funicular.

La Torre Lotrscak formó parte de las murallas de la ciudad del siglo XIII. Antiguamente tenía una campana que se tañía al atardecer para anunciar el cierre de las puertas de la ciudad, y desde el año 1877 se dispara desde allí un cañón a mediodía.

 

 

El funicular se instaló en 1889 y comunica la parte alta de la ciudad con la calle Ilica. Aunque su recorrido es de tan solo 66 metros, resulta una atracción muy divertida y que gusta mucho sobre todo a los más pequeños. Funciona de 6.30h a 21h todos los días y su precio es de 4 kunas (0,50 euros aproximadamente).

A las espaldas del funicular había un pequeño mercado de artesanías y arte, y continuando por la derecha pasamos junto a una estatua del poeta croata Antun Gustav Matos.

Al final nos encontraremos en un pequeño mirador con vistas a la catedral.

A la izquierda del mirador encontramos la Iglesia de Santa Catalina, un templo barroco muy bonito del siglo XVII.

Girando a la derecha nos encontramos con uno de los museos más originales que hemos visto nunca, el Museo de las Relaciones Rotas, donde encontraremos objetos donados por gente anónima que simbolizan y cuentan historias de amor que no acabaron bien, unas emocionantes y otras muy divertidas.

Continuando por la empedrada calle llegaremos a la Plaza de San Marcos, en cuyo centro se encuentra la Iglesia de San Marcos con su característico tejado con los escudos de armas de Croacia y Zagreb. Construida en el siglo XIII, conserva poco del edificio original ya que ha sido remodelado en numerosas ocasiones.

En esta misma plaza, donde durante los siglos XVII y XVIII muchas fueron quemadas acusadas de brujería, encontramos a la derecha el Parlamento Croata, y a la izquierda el antiguo Palacio del Ban y sede de las oficinas de la Presidencia en la actualidad.

Al este de la Plaza de San Marcos se encuentra la Puerta de Piedra, siendo del siglo XIII y la única que se conserva de las cuatro que daban acceso a la ciudad antigua. El que hoy en día siga en pie se debe principalmente a que, tras un incendio ocurrido en 1731, se encontró un icono de la Virgen milagrosamente intacto. Protegido en la actualidad tras una reja de hierro forjado del siglo XVIII, se ha convertido en un lugar de peregrinaje. El interior del pasaje está lleno de votos y velas encendidas.

Al sur encontramos la calle peatonal Tkalciceva, siempre muy ambientada y llena de bares y pequeñas tiendas. Esta calle sigue el curso del antiguo arroyo que separaba las dos ciudades medievales de Gradec y Kaptol, que durante siglos estuvieron enfrentadas.

Al final de la calle Tkalciceva llegamos al mercado al aire libre Dolac, lleno de puestos de flores y alimentos.

Cruzando el mercado nos encontramos de frente con la Catedral de Zagreb.

Ya al atardecer y partiendo de nuevo desde la Plaza Jelacic, nos dirigimos hacia el sur hasta llegar a la Plaza Zrinjevac, con la que empieza la llamada Herradura Verde, una serie de plazas ajardinadas y parques dispuestos en forma de U que atraviesan el centro urbano ideales para pasear relajadamente antes de acabar el día.

Estos parques discurren entre otros edificios y lugares interesantes como el Teatro Nacional Croata, el Jardín Botánico o el Museo Arqueológico de Zagreb.

La única visita que nos quedó pendiente de hacer debido al retraso de Vueling fue el Cementerio de Zagreb. Como ya hemos dicho en alguna ocasión nos encanta visitar cementerios de diferentes ciudades y el de Zagreb está considerado como el más bonito de Europa, pero al estar a las afueras de la ciudad tuvimos que descartarlo lamentablemente si no queríamos retrasar más nuestra ruta.

 

¿Dónde comer en Zagreb?

Nosotros almorzamos en el restaurante Gladne Oci (situado en la calle Korculanska), que al estar a las afueras del centro y cerquita de nuestro apartamento es frecuentado por los lugareños y su comida es muy abundante y con precios asequibles. Muy recomendable. Nosotros pedimos cuatro platos (con dos o tres platos hubieran bastado para los cuatro) con postre incluido (artesanos, grandes y riquísimos) y nos costó 30 euros.

 

Pues hasta aquí llegó nuestra visita a Zagreb. Esperamos que os haya gustado, y si es así estad atentos a nuestras próximas entradas que seguiremos contando más sobre nuestra ruta por Croacia.

Deja un comentario