Ruta por Croacia en 9 días: Preparación del viaje

Ruta por Croacia en 9 días: Preparación del viaje

Croacia es un país que ofrece a sus visitantes una oferta muy variada y de alta calidad. A nosotros nos ha encantado y sin duda os recomendamos este destino porque sabemos que no os decepcionará.

Además, este viaje ha sido algo diferente, ya que aunque en principio se empezó a planificar para Fran, Mayte y Silvia, a última hora los padres de Fran, animados por un documental sobre Dubrovnik que de casualidad vieron por la tele, decidieron apuntarse también, por lo que la planificación del viaje finalmente se hizo para cinco viajeros.

Poco a poco os iremos contando a modo de diario de viaje cómo ha sido nuestra ruta por Croacia en 9 días, aprovechando para hacer una escapada a Mostar como primer toma de contacto de Bosnia. Pero antes de llegar a eso queremos daros varios consejos sobre cómo ha sido nuestra preparación del viaje, intentando responder a posibles dudas que os puedan surgir (y que nosotros también tuvimos).

¿Por qué una ruta por Croacia?

Cuando este año estuvimos planificando las vacaciones del verano, a la hora de elegir destino queríamos evitar aquellos en los que recientemente se habían producido atentados terroristas o estaban en alerta de sufrirlos como Alemania, Bélgica, Francia o Turquía.

Entre todas las opciones que barajábamos, la que más nos convencía era realizar una ruta por Croacia por diversos motivos.

Informándonos un poco sobre el destino vimos que los atractivos que ofrece son muy variados, encontrando ciudades con mucha historia como Split o Zadar, paisajes naturales preciosos como los Lagos Plitvice, playas de aguas poco profundas y sin olas que son ideales para niños, o multitud de escenarios de la serie Juego de Tronos.

Es muy accesible desde España, saliendo vuelos prácticamente a diario desde Madrid y Barcelona con destino Dubrovnik y Zagreb.

En un periodo de 7 a 10 días da tiempo suficiente para recorrerte el país de un extremo a otro visitando las principales ciudades, siendo cortas las distancias entre unas y otras y las carreteras muy buenas.

Al ser de clima mediterráneo, es muy similar al nuestro, con inviernos suaves en los que raras veces nieva, y veranos cálidos y secos con temperaturas que rondan los 35º de media.

Es un país muy limpio y seguro, y su gente es muy amable y abierta.

Vuelos y Fechas del viaje

La elección de las fechas y la duración del viaje dependerían de los precios de los vuelos y los horarios de éstos.

Son muchas las ciudades croatas con aeropuerto, pero como la mayoría se encuentran situadas en el centro del país, las opciones que barajamos para llegar fueron Zagreb y Dubrovnik, cada una prácticamente situada en un extremo del país y que suelen ser las elegidas como punto de destino y final de las rutas realizadas.

En cuanto a las fechas del viaje, como años anteriores nuestra disponibilidad se limitaba al periodo de la segunda quincena de agosto, pensando en una duración de entre 7 a 9 días.

Comparando precios de los vuelos desde Sevilla a Zagreb o Dubrovnik y para distintos periodos de fechas, vimos que la opción que más nos compensaba era del 17 al 26 de agosto, un total de 9 días de viaje.

El vuelo de ida sería de Sevilla a Zagreb haciendo escala en Barcelona, ambos operados por Vueling. El de vuelta sería desde Dubrovnik a Sevilla haciendo escala en Madrid y operado por Iberia.

El precio total de los vuelos para 4 adultos y un niño menor de 2 años sentado en regazo ha sido de 1.730€, 432,50€ por adulto.

Planning de ruta

Con 9 días podíamos visitar con tranquilidad todas las ciudades que nos interesaban, pasando incluso en Dubrovnik y Split dos noches en cada una de ellas para verlas con mayor tranquilidad. Además, ya que teníamos tiempo suficiente y aprovechando que teníamos que atravesar obligatoriamente la frontera de Bosnia, nos adentramos un poco más en el país para visitar Mostar.

El planning de la ruta realizada fue el siguiente:

Día 1: Llegada a Zagreb y visita a la ciudad baja (Donji Grad).

Día 2: Por la mañana ciudad alta (Gornji Grad) de Zagreb. Por la tarde visita de Slunj-Rastoke.

Día 3: Por la mañana visita al Parque Nacional de Plitvice. Tarde en Zadar.

Día 4: Día completo en Sibenik.

Día 5: Mañana en Trogir. Tarde en Split.

Día 6: Día completo en Split.

Día 7: Día completo en Mostar.

Día 8: Mañana en Ston. Tarde en Dubrovnik.

Día 9: Día completo en Dubrovnik.

Día 10: Regreso a Sevilla.

Es una ruta muy asequible para hacer con niños ya que las horas de viaje en coche están bien repartidas, habiendo recorrido una distancia total de 900 kilómetros durante los 9 días de viaje.

Aunque hay mucha gente que opta por visitar alguna de las islas como Korkula e incluso hacer alguna noche allí, nosotros preferimos no incluirlas en nuestra ruta ya que lo más destacable de ellas son sus playas vírgenes y parajes naturales, y preferíamos emplear este tiempo en conocer mejor otras ciudades y descansar algún día del coche. Solamente nos quedamos con las ganas de visitar Pula, que al estar más retirada del resto de ciudades incluidas en la ruta (se encuentra al noroeste de Croacia, en la punta sur de la península de Istria) tuvimos que descartarla. Pero quién sabe, ¡quizá nos sirva como excusa para volver en el futuro a Croacia!

Documentación necesaria

Los ciudadanos de la Unión Europea no necesitan visado para estancias en Croacia inferiores a 90 días, por lo que con el documento de identidad vigente será suficiente. Sin embargo, hay que tener en cuenta que hay un pequeño tramo de la costa que va de Split a Dubrovnik que es territorio bosnio, que no pertenece a la UE, por lo que si pensáis hacer una ruta similar a la nuestra tendréis que cruzar obligatoriamente la frontera y con mucha probabilidad os pidan el pasaporte.

Además, al tener que cruzar territorio bosnio necesitaréis el carnet de conducir internacional (a nosotros nos lo pidieron en la frontera tanto al entrar como al salir de Bosnia). Para ello obtenerlo sólo tenéis que seguir los siguientes pasos:

  1. Pedir cita previa en alguna Jefatura Provincial de Tráfico cercana.
  2. Descargaros desde la web de la DGT el impreso de solicitudes que os proporcionarán para solicitar este documento, completarlo en casa y llevarlo el día que os hayan citado. Si no es posible también podéis solicitarlo personalmente en la Jefatura Provincial de Tráfico.
  3. El día que os hayan citado deberéis llevar fotocopia del permiso de conducir vigente, dni o pasaporte, y una foto de carnet de 32 x 26 mm en color.
  4. Debberéis pagar la tasa de 9,90 euros y ya os darán vuestro carnet de conducir internacional cuya validez es de un año y os permitirá conducir por cualquier país del mundo.

Transporte por Croacia

Aunque hay mucha gente que decide moverse por el país en transporte público, del cual hemos leído experiencias buenas y malas por igual, nosotros decidimos alquilar un coche por la comodidad que te da al viajar con una niña pequeña, y por poder marcarnos el ritmo que queramos y llegar a lugares que son menos accesibles en transporte público.

Alquilar un coche en Croacia en temporada alta no es barato debido a la gran demanda que hay, a lo que hay que sumar que la mayoría de compañías te cobran un suplemento por recoger el coche en una ciudad y entregarlo en otra distinta, como iba a ser nuestro caso. Por ello conviene muy bien usar los distintos comparadores y dedicar un tiempo a estudiar las opciones que nos ofrecen para conseguir el mejor precio posible, ya que podemos encontrar incluso diferencias de precios entre una misma compañía en función de qué comparador reservar.

Nosotros reservamos con la compañía Goldcar a través del comparador Rentalcars, que fue donde encontramos el mejor precio después de hacer muchas búsquedas en comparadores y webs directas de las distintas compañías. Al ser cuatro adultos, una niña pequeña y tener que llevar varias maletas y un carrito, necesitábamos un coche grande y con un maletero con suficiente capacidad.

El coche reservado era un Chevrolet Cruze o similar, que contratamos sin límite de kilómetros, con sillita de viaje para Silvia y con seguro completo sin franquicias para poder estar tranquilos durante el viaje. Al recoger el coche intentamos negociar el suplemento por entregar el coche en otra oficina ya que se trata de un coste que varía en función de cada empresa y distancia entre la recogida y la entrega.

Al final nos dieron la sillita de niño para Silvia sin ningún coste (cuyo precio rondaba los 70 euros por los 9 días), nos dieron la carta verde sin coste adicional para poder entrar en Bosnia, y nos ofrecieron un coche de gama superior y practicamente nuevo al mismo precio (tenía sólo 4.000 km), un Kia Cee´d, por lo que no salió nada mal la jugada.

La carta verde es un documento necesario para poder cruzar la frontera con Bosnia ya que no pertenece a la Unión Europea, y al recorrer el tramo de Split a Dubrovnik es algo que hay que hacer obligatoriamente como hemos mencionado anteriormente. Hay a gente a la que no se lo piden en el control fronterizo, pero al menos a nosotros sí que nos lo pidieron, y sin esta carta no podréis cruzar la frontera.

La mayoría de empresas de alquiler de cochescobran un suplemento por este documento que varía en función de los días que tengáis alquilado el coche (y no de los días que paséis en territorio bosnio, ojo). Pero quizá tengáis suerte como nosotros y podáis intentar que os lo incluyan sin coste adicional.

El coste total del alquiler del coche durante los 9 días con el seguro completo a todo riesgo, la sillita de niño, y la carta verde fue 600 euros. Quizá os parezca caro, pero para ser el mes más fuerte de temporada alta, ser un coche categoría familiar con seguro a todo riesgo, incluir la sillita para niño, la carta verde y el suplemento de entrega en oficina distinta al de la recogida (que son unos 150 euros), os aseguramos que se trata de un muy buen precio.

Alojamiento

En Croacia, el hotel como tipo de alojamiento es precisamente el menos común que encontraréis. Para que os hagáis una idea, en Dubrovnik, solamente el 3% del total de alojamientos registrados en Booking son hoteles, los cuales además no suelen ser muy nuevos y tienen precios excesivos. Lo que más abundan son los apartamentos, que aunque encontramos de todo tipo por supuesto, tienen por lo general una gran relación calidad/precio, siendo el tipo de alojamiento más recomendable para elegir en este país, aunque por supuesto encontraréis otros más económicos como hostales, campings, bed & breakfast, o los sobes, una palabra que en croata significa “habitación” y que os encontraréis muy a menudo por todo el país, tratándose de los propios habitantes que ofrecen sus viviendas a los turistas.

Hay sobes de muchos precios y características, encontrando desde una habitación sencilla con una cama en la vivienda del propietario, hasta una casa en la que se alquilan las habitaciones por separado y se comparten las zonas comunes como cocina y comedor. Si elegís este modo de alojamiento os recomendamos que echéis bien un vistazo y si no os convence busquéis otro ya que la oferta es infinita, sobre todo fuera de temporada alta.

En agosto sin embargo no es tan fácil encontrar alojamiento sin reservar con suficiente antelación (excepto quizá sobes), y los precios se disparan. En nuestra búsqueda de alojamientos nos centramos en los apartamentos para 4 personas por ser más cómodo para ir con una niña pequeña, dando una gran importancia a la hora de elegir el que tuvieran parking propio para dejar el coche de alquiler sin marearnos en buscar donde aparcar ni encontrarnos ninguna desagradable sorpresa, y con una buena relación calidad precio situados a máximo 15 minutos caminando del centro, ya que las visitas de cada ciudad se harían en un solo día prácticamente. Nosotros reservamos como siempre a través de Booking.com y nuestras elecciones fueron las siguientes:

  • Zagreb: Nos alojamos en Dormir Apartments. Es un apartamento bonito y cómodo compuesto por una cocina, baño y habitación con una cama doble, una individual y un sofá cama. El centro está a un paseo de 15-20 minutos, pero también esta la opción de ir en tranvía, que tiene parada justo en la puerta. La relación calidad-precio es insuperable, y Filip, el dueño, es tremendamente amable y servicial. Además, el precio es el mismo por ocuparlo dos o cuatro personas. Muy recomendable. El precio fue de 65€. Se puede pagar en euros.

  • Grabovac: Nos alojamos en Apartments Matijevic, en la localidad de Grabovac, un municipio pequeñito de bonitas casas rodeadas de naturaleza y que, al estar a tan sólo 5 kilómetros de los Lagos Plitvice, es una opción ideal para pernoctar la noche antes. El apartamento en sí cuenta con dos estudios, uno para 2 personas y otro para 4 personas (el que nosotros reservamos), ambos situados en la segunda planta de una de estas casas con entrada independiente, ya que la dueña, una señora muy amable, vive en la planta inferior. Cuenta con cuarto de baño, cocina-comedor con sofá cama, y una habitación con una cama individual y una cama doble. Todo estaba limpísimo y era cómodo. Teníamos parking privado y en la zona hay restaurantes, gasolinera y supermercado. Muy recomendable. El precio fue de 85 euros. Se puede pagar en euros.

  • Zadar: El Apartment Relja fue sin duda uno de los mejores apartamentos en los que nos alojamos. Muy amplio (cocina, salón, terraza, dos dormitorios con cama doble y dos baños) y excelentemente equipado, limpio, bien decorado, cómodo y a 5 minutos caminando del centro (y 12 minutos de la playa). Tiene plaza de garaje en parking subterráneo. Recomendadísimo. El precio fue 105 euros (85 euros más suplemento de 20 euros que cobran por concepto de limpieza). No incluido en el precio impuesto municipal de 1 euro por persona y noche. Se puede pagar en euros.

  • Sibenik: Reservamos el Apartment Danijela, a pocos minutos caminando tanto de la playa como del centro y los principales monumentos. Estudio sencillo pero limpio, compuesto por una cocina-comedor con sofá cama para dos personas, un baño y una habitación con cama doble. La plaza de parking es en la misma calle, sólo que está señalada como tal. Danijela, la dueña, es muy amable, y nos regaló un recuerdo de la ciudad cuando nos marchamos. Además, tiene un pequeño huerto del que te permite coger tomates e higos buenísimos. Como aspectos negativos, acceder en coche puede ser incomodo por ser una calle muy estrecha de doble sentido de circulación, y los colchones para nuestro gusto eran algo duros, pero para pasar una noche esta bien. También echamos de menos algunos utensilios básicos en la cocina, como una tostadora para poder desayunar. Recomendable. El precio fue 79 euros. Se puede pagar en euros.

 

  • Split: Nuestra elección fue Apartment Simeroni Split, y junto al de Zadar, fue el mejor alojamiento en el que estuvimos. El apartamento se encuentra en el piso bajo de un bloque de pisos y está recién reformado y decorado con muy buen gusto, siendo la estancia muy agradable y cómoda y teniendo todo lo necesario para estar a gusto y no echar nada en falta. Está cerca de supermercados y a solo un paseo de diez minutos hasta el centro. Consta de cocina, salón, cuarto de baño amplio, terraza, una habitación con cama de matrimonio, y otra con dos camas individuales. Marina y sus padres, los dueños, fueron tremendamente amables y atentos y a la llegada nos dejaron agua, zumos, refrescos, caramelos, tés, cafés, galletas y zumos, además de regalarnos una botella de licor al irnos. No tiene parking propio pero en la zona se aparca sin problemas. Recomendadísimo. El precio del apartamento fue 160 euros (80 euros por noche). Se puede pagar en euros.

  • Mostar: El alojamiento en Bosnia es mucho más económico que en España o Croacia, sin ser por ello de peor calidad. En este caso nosotros reservamos una villa entera para nosotros, el Mo Art. Se trata de un chalet de dos plantas junto al río Neretva y con preciosas vistas al barrio musulmán. El puente Stari Most se encuentra a 5 minutos caminando, la casa está muy limpia, y tiene un jardín con dos tortugas en el que poder relajarte. El dueño es muy amable y se esfuerza en que la estancia sea placentera. Nos recomendó buenos restaurantes donde comer, nos obsequió a la llegada con una botella de vino, y después de que Silvia se olvidara el peluche con el que duerme, nos lo envió a España sin cobrarnos los gastos de envío. Cuenta con parking en una calle cercana a la villa, por un suplemento de 5 euros al día. Recomendadísimo. El precio de la villa fue 65 euros la noche con parking incluido. Se puede pagar en euros.

  • Dubrovnik: La ciudad más cara con mucha diferencia. En Dubrovnik los precios de los alojamientos en temporada alta se disparan y la disponibilidad se agota pronto. En nuestro caso además, el encontrar algo decente para cuatro personas con parking y no lejos del centro no fue tarea fácil. Finalmente reservamos Apartments & Room Rainbow (en el momento de escribir esta entrada el hotel ya no está a la venta en Booking.com), un apartamento sencillo pero limpio y cómodo, con lo necesario para pasar una buena estancia en Dubrovnik y con parking propio. Lo peor sin duda es la situación, ya que aunque sólo se encuentra a un paseo de 15 minutos caminando al centro, los apartamentos están en lo alto de un cerro y para llegar a él, ya sea caminando o en coche, los últimos 500 metros hay que hacerlos a través de unas calles en zigzag con unas pendientes muy muy pronunciadas y sin arcén. No supone un gran problema, pero es incómodo el acceso. Aún así la relación calidad-precio es muy buena y lo recomendamos. El precio del apartamento fue 178 euros (89 euros por noche). Se puede pagar en euros.

Seguro de Viaje

Los ciudadanos de la Unión Europea tienen derecho a asistencia sanitaria en caso de necesidad durante su estancia temporal en Croacia, por lo que llevando la tarjeta sanitaria europea será suficiente. Para solicitarla podéis hacerlo a través de la web de la Seguridad Social haciendo click aquí.

Sin embargo, tened en cuenta que si vais a visitar Bosnia, al no pertenecer a la Unión Europea la tarjeta sanitaria no tiene validez. Nosotros con temas de salud no nos gusta arriesgar, menos viajando con una niña pequeña. Es sólo un día lo que íbamos a pasar en este país, pero aunque las posibilidades de que pase algo son escasas, el coste de contratar un seguro es pequeño y la tranquilidad que nos aporta sin embargo es enorme.

Nosotros siempre contratamos nuestros seguros y recomendamos a Seguros IATI por precios y calidad del servicio ofrecido, disponiendo de seguros muy variados que den cobertura a todas tus necesidades sea como sea el tipo de viaje que hagas. Además, los lectores de Únete al Viaje os beneficiaréis de un 5% de descuento al acceder a la web de IATI a través de nuestros banners.

En este caso, el coste de un seguro modalidad Iati Familia que nos cubría de sobra a los tres durante el día que pasaríamos en Bosnia fue de 26 euros.

Dinero

Aunque Croacia pertenezca a la Unión Europea, su moneda nacional es la kuna (HRK), ya que no será hasta 2019 cuando adopten el euro.

La kuna croata tiene un valor bastante estable, estando normalmente en 1 euro = 7,5 kunas. A su vez, una kuna está formada por 100 lipas.

Nuestra mayor duda era saber cuánto dinero llevábamos cambiado desde aquí en kunas, o si llevábamos algo en euros.

En Croacia casi todos los apartamentos aceptan el pago en euros, aunque recomendamos que antes les mandéis un mail para confirmarlo tal y como hicimos nosotros.

Después, prácticamente en todos los restaurantes y comercios aceptan pagos con tarjeta de crédito lo que suele ser mejor que pagar en efectivo ya que la tasa que suele cobrar el banco es muy reducida en comparación con las comisiones que suelen cobrar al cambiar dinero en efectivo.

Nosotros, una vez confirmado que podríamos pagar en euros los apartamentos, decidimos cambiar aquí antes de viajar 300 euros en kunas (unas 2.250 kunas) para pagos pequeños como recuerdos, helados, algún parking, o pequeños restaurantes donde no aceptaran tarjetas de crédito, más que nada para prevenir y llevar algo de efectivo ya cambiado. Con esa cantidad fue más que suficiente.

Para el resto el dinero que llevamos fue en euros y en tarjeta, y ni una sola vez tuvimos que recurrir a cambiar dinero, donde si no buscas bien y comparas, pueden aplicarte comisiones realmente abusivas.

Otros preparativos

Cangrejeras:

La gran mayoría de playas de Croacia son de cantos rodados. Esto implica que aunque sean realmente bonitas y limpias y la temperatura en verano invite a darse un buen chapuzón, sea imprescindible llevar unas cangrejeras o escarpines para poder meterte en el agua sin que tus pies sufran por ello.

Nosotros llevamos unas zapatillas acuáticas que compramos en Decathlon bien cómodas y baratas (6 euros).

Botella de agua:

Aunque no sea un país que destaque por tener una gran cantidad de fuentes en sus ciudades, es muy recomendable que llevéis alguna botella de agua durante el día para poder refrescaros. El agua de grifo en Croacia y Bosnia es completamente potable y podéis rellenarla antes de salir de vuestro alojamiento. En lugares como las murallas o los lagos Plitvice os vendrá muy bien.

Antimosquitos:

El verano en Croacia además de ser muy cálido tanbién destaca por tener mucha humedad, lo que hace que sea un ambiente idóneo para los mosquitos. Yo era de los que pensaba “bueno, no será para tanto”, pero es increíble la cantidad que hay y lo incómodo que puede llegar a ser levantarte cada mañana con mil picaduras de mosquitos. Por suerte hicimos caso a lo que leímos por otros blogs sobre este tema y llevamos antimosquitos. ¡No os olvidéis de llevar, lo agradeceréis!

Mochila portabebé:

Si vais con niños, pensad en llevar una mochila portabebé para senderismo. Lógicamente todo depende de la edad y peso que tenga el niño, pero hay muchos lugares que son inaccesibles con sillita de paseo, caso de las murallas de Dubrovnik, los Lagos Plitvice, las murallas de Ston, o incluso pasear por muchas calles y rincones de Sibenik.

Nosotros la llevamos para poder llevar a Silvia por estos lugares, aunque gracias a British Airways, que nos perdió parte del equipaje, no pudimos disponer de ella hasta mitad del viaje aproximadamente, por lo que al final solo la usamos para subir la muralla de Ston. Silvia iba muy cómoda sentada y así todos podíamos disfrutar de algunas visitas que de otra manera no habríamos podido hacer.

Presupuesto del viaje

CONCEPTOIMPORTE
TOTAL DEL VIAJE POR ADULTO1.033,08€
Vuelos1.730€
Coche de alquiler600€
Gasoil37,50€
Apartamentos737€
Seguro de Viaje (un día en Bosnia)26€
Entradas Monumentos170,65€
Restaurantes y supermercados695€
Otros gastos (regalos, parking, helados, etc)136,20€
TOTAL DEL VIAJE4132,35€

 

Esperemos que toda esta información os sea útil y os ayude a decidiros por conocer este país, porque seguro que os encantará. Y si aún os queda alguna duda, dejadnos un comentario que estaremos encantados de poder resoverla y ayudaros en todo lo que podamos.

Deja un comentario